Mensaje de la Superintendente – mayo de 2017

Estimados familiares, colegas y amigos de las Escuelas Públicas de Hartford:

Los problemas de presupuesto que afectan a las escuelas de Hartford desde hace mucho tiempo no son un secreto. Por ocho años consecutivos, los fondos para la educación local no han sido incrementados, y en algunos casos, han sido reducidos. Además, este año afrontamos un déficit presupuestario. A lo largo de los años, este entorno fiscal desfavorable y los problemas de escasez de recursos financieros para la educación se han visto agravados aun más por la insostenibilidad general y sistémica de la configuración actual del distrito escolar.

Para poder mantener la viabilidad de nuestro sistema de escuelas, tenemos que implementar –y así lo haremos– un rediseño fundamental de nuestro distrito escolar que reconozca nuestra realidad fiscal y demográfica, y nos permita cumplir con nuestra misión de asegurar la seguridad de nuestros estudiantes y ofrecerles enseñanza y aprendizaje de alta calidad a todos.

Nuestros recursos han llegado a su límite, mientras que las necesidades de nuestros estudiantes continúan aumentando. Esto ha resultado en una disparidad de oportunidades y logros en el distrito. Hartford no puede tener esta disparidad y el objetivo del proceso de rediseño no será crear focos de crecimiento, sino crecimiento significativo en todo el distrito para alcanzar equidad en nuestro sistema escolar.

La verdad es que tenemos demasiadas escuelas para un número reducido de estudiantes. Nuestros preciados fondos para la educación necesitan ser invertidos en nuestros estudiantes, y tenemos que dar cuenta de la inversión correcta de nuestros recursos mediante un análisis basado en datos.

A fin de lograr esta reestructuración:

— reiniciaremos inmediatamente las discusiones sobre la consolidación de escuelas. Necesitamos menos escuelas porque tenemos menos estudiantes. Si consolidamos escuelas ahora para ajustarnos a nuestra matrícula actual, todos los planteles escolares que se mantengan funcionando estarán mejor equipados para ofrecer una educación de alta calidad a todos los estudiantes y operarán aprovechando mejor su capacidad.

— reestructuraremos nuestra organización en todo el distrito para enfocar nuestros recursos en las necesidades y los logros de nuestros estudiantes, con el objetivo de que puedan ser exitosos en la escuela y en su vida. Tenemos que cumplir con los estándares educativos básicos, así como desarrollar destrezas de liderazgo que eleven los perfiles de nuestros estudiantes en el mercado laboral.

— nos aseguraremos de que nuestro nuevo sistema rediseñado se centre en mejorar los resultados académicos.

Re-intensificaremos nuestro enfoque en nuestra misión y valores fundamentales –nuestros estudiantes y sus logros, y garantizar que todos y cada uno de nuestros estudiantes experimenten enseñanza y aprendizaje de alta calidad.

Al concluir este proceso, el distrito no se verá como ahora. Será un sistema escolar nuevo, sostenible, que implementa las mejores prácticas para ofrecer la mejor educación posible con el mejor uso de los recursos disponibles.

En vez de una estrategia a corto plazo que emplee remedios rápidos pero temporeros, esta empresa consistirá en una reestructuración de arriba a abajo del distrito escolar, nuestras facilidades y nuestras prioridades, la cual permitirá que nuestro sistema se transforme en lo que debe ser: un distrito que apoye mejor a nuestros estudiantes a fin de que estos triunfen ahora y en el futuro.

Colaboraremos con nuestras familias y comunidades para mantener a nuestros estudiantes en el centro de nuestras discusiones mientras buscamos las mejores soluciones. Ese proceso ha comenzado ya con una participación auténtica e intencional de nuestras familias, y continuaremos desarrollando y fortaleciendo las relaciones con los familiares y tutores en nuestras escuelas.

Mitigaremos la mayor parte del déficit presupuestario actual mediante reducciones de personal y otras medidas para abordar el problema a corto plazo. El presupuesto que he recomendado a la Junta Educativa reduce la brecha para el año fiscal 2018 de $26.5 millones a un poco menos de $3 millones.

Es imposible progresar sin cambiar. A veces somos arquitectos del cambio, y a veces factores fuera de nuestro control intervienen. Para las Escuelas Públicas de Hartford, el cambio que sucederá en los próximos meses es resultado de una combinación de ambas situaciones.

Las implicaciones de estos esfuerzos se extienden mucho más allá de las luces brillantes de Hartford. Nuestra fuerza laboral, nuestra salud fiscal y social, y el entramado social de nuestra comunidad dependen de tener un distrito escolar que funcione para todos los estudiantes. Sobre todo, los estudiantes de las Escuelas Públicas de Hartford dependen de nosotros para su futuro, así como nuestro futuro depende en gran medida de ellos.

Soy producto del sistema de las Escuelas Públicas de Hartford. Sé lo que es capaz de ser y comprendo lo que está en juego. Asumo responsabilidad personal y profesional por este proceso, y estoy consciente de que nuestra misión es demasiado importante para que fracase.
Agradecida por la oportunidad de servirles,

Dra. Leslie Torres-Rodríguez, Superintendente Interina, Escuelas Públicas de Hartford

Superintendent@hartfordschools.org

Follow me on 
twitter-logo