Message from Our Superintendent April 21st 2016

Message from Our Superintendent April 21st 2016

Superintendent’s Message April 21st, 2016

Dear Hartford Public Schools Families, Friends and Colleagues,
(Desplazarse hacia abajo para leer en español.)
As parents, family caretakers and taxpaying citizens, we recognize that providing adequate funding for our children’s education is one of the best investments we can make to ensure Hartford’s prosperous future. Our public schools made significant strides in the last decade, doing so under eight consecutive years of flat budgets.
Hartford’s public schools, however, are at a critical juncture. State and city leaders face tough decisions in balancing employee layoffs and budget cuts, while trying to minimize changes that would negatively impact essential public services. All these measures are necessary in an effort to tame increasing deficits.
Given this, and the current downward spiral of state and city finances, it is impossible to keep operating as we have. Sadly, we will not be able to fund every priority identified in our Strategic Operating Plan: Cultivating Equity and Excellence 2015-2020. But we must — and we will — keep moving forward in executing our vision for equity and excellence for all students. This is an opportunity to make some important decisions. Some of them are long overdue and predate my arrival in the 2014-15 school year.
This budget shortfall will not be a one-year thing. Mayor Luke Bronin’s blunt message truly describes Hartford’s dire financial situation. The budget that I am going to propose to the school board on April 19 will reflect our grim fiscal reality. While we will continue to invest more than 80 percent of our resources directly in our schools, our biggest question is, in hard times, how do we ensure that we deliver quality education to all of our children in an equitable manner?
One problem we need to grapple with as a community is the competition for resources and the falling enrollment numbers at some of our schools. School size matters. Just as much as we do not want schools that are too big, we don’t want schools that are too small. Although large schools can be difficult to manage and places where students tend to get lost, schools that are too small cannot provide in a cost-effective way the wide array of programming and services that our children need and deserve.
Our schools and our children need access to the arts, to language courses, and they need exposure to multiple disciplines and diverse ways of thinking. But schools that are too small lack the resources to make that happen. Nor is it possible in a very small school to organize a schedule that fosters teacher collaboration and that allows students to have access to those resources. A school that is so small that it cannot offer many of these things robs children of a quality education.
That is why beginning with this coming budget, Hartford Public Schools will align its resources for equity. We must and we will make sure that our schools have healthy enrollment numbers and that they are able to afford the services that our children need and deserve. This is a question of balancing the scales and engaging with our community in tough conversations about what the future of our school system looks like to make the best use of our resources. These conversations will range from school consolidations to staffing efficiencies and reorganizing our policy priorities.
Kids come first, so cuts will start at the district’s central office. These cuts will be significant, but they will not be enough. We will have to cut both programming and services in our schools. Because every child matters, cuts will have to be spread out across the system, not just concentrated in a few schools in disenfranchised and marginalized communities.
Hartford’s situation is dire, but it is not hopeless. We have a great city with many assets, first and foremost the 21,000 wonderful kids who attend the Hartford Public Schools. We are also resilient and we are creative. We will persevere and we will find a way to overcome. We will not let budget cuts prevent us from meeting our obligation to provide our kids with the first-rate education they deserve and our city with the agile public school system it needs to thrive.
(Originally published in the Hartford Courant on April 10, 2016.)
Yours in partnership,
Beth Schiavino-Narvaez, Ed.D.
Superintendent of Schools

twitter resized 2



Mensaje de la Superintendente – 21 de abril de 2016

Estimados familiares, amigos y colegas de las Escuelas Públicas de Hartford:
Como padres, proveedores y contribuyentes, reconocemos que proveer financiamiento adecuado para la educación de nuestros hijos es una de las mejores inversiones que podemos hacer con el fin de garantizar un futuro próspero para la ciudad de Hartford.  Nuestras escuelas públicas han progresado muchísimo durante la pasada década, a pesar de que su presupuesto no ha aumentado en los pasados ocho años.

Sin embargo, las escuelas públicas de Hartford se encuentran ahora en una coyuntura crítica. Los líderes estatales y de la ciudad enfrentan decisiones difíciles a la hora de balancear los recortes presupuestarios y de personal, con su esfuerzo por intentar minimizar los cambios que impactarían de manera negativa los servicios públicos esenciales.  Todas estas medidas son necesarias para poder controlar el incremento en el déficit.

Debido a esta situación y al declive actual de las finanzas de la ciudad y el estado, resulta imposible continuar operando como lo hemos hecho hasta ahora.  Desgraciadamente, no podremos asignar fondos a todas las prioridades que identificamos en nuestro Plan Estratégico Operativo: Cultivando la equidad y la excelencia 2015-2020.  Sin embargo, debemos – y lo haremos – continuar ejecutando nuestra visión de equidad y excelencia para todos los estudiantes. Esta es una oportunidad para tomar algunas decisiones importantes, varias de las cuales están muy retrasadas y son anteriores a mi llegada durante el año escolar 2014-15.

Este déficit presupuestario no es una situación de un solo año. El mensaje franco del alcalde Luke Bronin describe correctamente la terrible situación financiera de Hartford. El presupuesto que propondré a la Junta Educativa el 19 de abril reflejará nuestra desalentadora realidad fiscal. Aunque continuaremos invirtiendo más del 80 por ciento de nuestros recursos directamente en nuestras escuelas, nuestra mayor pregunta será, en estos tiempos difíciles, ¿cómo podemos asegurarnos que le ofrecemos una educación de calidad a todos nuestros niños de una manera equitativa?

Un problema que tendremos que afrontar como comunidad será la competencia por recursos y la merma de matrícula en alguna de nuestras escuelas. El tamaño de las escuelas importa. Así como no queremos tener escuelas que sean demasiado grandes, tampoco queremos escuelas demasiado pequeñas. Del mismo modo que las escuelas muy grandes pueden ser difíciles de administrar y pueden convertirse en lugares donde los estudiantes tienden a perderse, las escuelas muy pequeñas no pueden proveer de manera efectiva desde un punto de vista fiscal la amplia gama de programas y servicios que nuestros hijos necesitan y se merecen.

Nuestras escuelas y nuestros niños necesitan acceso a las artes, a los cursos de lengua y ser expuestos a múltiples disciplinas y maneras de pensar.  No obstante, las escuelas que son muy pequeñas carecen de los recursos para hacer esto posible.  Tampoco es posible en una escuela muy pequeña organizar un horario que fomente la colaboración entre maestros y que permita que los estudiantes tengan acceso a estos recursos.  Una escuela tan pequeña que no pueda ofrecer estas distintas cosas está privando a nuestros niños de una educación de calidad.

Es por este motivo que, a partir de este próximo presupuesto, las Escuelas Públicas de Hartford ajustará sus recursos con su visión de equidad. Debemos asegurarnos que nuestras escuelas tengan una matrícula saludable y los fondos para ofrecer los servicios que nuestros niños necesitan y se merecen. Es una cuestión de encontrar un equilibrio y entablar conversaciones difíciles con nuestra comunidad sobre el futuro de nuestro sistema escolar y la mejor manera de utilizar nuestros recursos. Estas conversaciones incluirán temas que van desde la consolidación de escuelas hasta la eficiencia de la asignación de personal y la reorganización de nuestras prioridades a nivel de política educativa.

Los niños vienen primero, por lo que los recortes comenzarán en la oficina central del distrito. Estos recortes serán significativos, pero no serán suficientes. Tendremos que recortar también programas y servicios en nuestras escuelas. Puesto que todos los niños importan, los recortes se distribuirán por todo el sistema y no estarán concentrados en algunas pocas escuelas en comunidades marginadas y privadas de representación.

La situación de Hartford es desalentadora pero no imposible. Tenemos una gran ciudad con muchos recursos; primero y antes que nada, los 21,000 maravillosos niños que asisten a las Escuelas Públicas de Hartford. También somos resistentes y creativos. Perseveraremos y encontraremos una manera de superar este momento difícil. No dejaremos que estos recortes de presupuesto nos impidan cumplir con nuestra obligación de proveer a nuestros niños la educación de excelencia que se merecen, y a nuestra ciudad el sistema de escuelas públicas que necesita para prosperar.

(Publicado originalmente en el periódico Hartford Courant el 10 de abril de 2016.)

Sinceramente y en colaboración,
Beth Schiavino-Narvaez, Ed.D.
Superintendent of Schools

twitter resized 2

Leave a Reply