Nuestros estudiantes están mirando: un mensaje de la Dra. Leslie Torres-Rodriguez y nuestra Junta de Educación

Nuestros estudiantes están mirando: un mensaje de la Dra. Leslie Torres-Rodriguez y nuestra Junta de Educación

En inglés

A nuestros estudiantes, familias, personal, socios y comunidad:

Es posible que haya escuchado sobre este incidente en las noticias. El viernes 20 de septiembre, un estudiante de Guilford High School se presentó a un partido de fútbol contra Hartford Public High School con la cara pintada de negro. Fue detenido por un oficial de recursos escolares de Guilford y tuvo que removerse la pintura de la cara.

El lunes 23 de septiembre, fuimos informados de que este incidente ocurrió. El Director de la Escuela Secundaria de Guilford y el Director Atlético contactaron a la Escuela Secundaria Pública de Hartford para disculparse, y el Superintendente de Guilford emitió una declaración sobre el tema.

Desde la década de 1830, la cara negra se ha utilizado durante mucho tiempo para estereotipar y degradar a los afroamericanos. Esta caricatura dañina de apariencia negra, lenguaje y cultura persiste hoy en los medios de comunicación y en el auge de los disfraces de Halloween “negros” que usan los estudiantes en los campus universitarios. Aunque los perpetradores de cara negra a menudo niegan la intención de lastimar, esta forma de estereotipos disminuye el sentido de seguridad y valor que todos nuestros estudiantes merecen.

No creemos que el estudiante de Guilford haya tenido ninguna interacción con nuestros estudiantes. Sin embargo, continuaremos tomando todas las precauciones y medidas necesarias para mantener la seguridad física, psicológica y emocional de cada individuo en nuestras escuelas. La principal prioridad de nuestro Modelo para un Distrito de Excelencia para el Clima y Cultura Escolar es garantizar que todos los estudiantes se sientan seguros, valorados y respetados. Estamos orgullosos y celebramos nuestra diversidad.

Yo, junto con la Junta de Educación de Hartford, escribimos respuestas oficiales al reciente incidente ocurrido en Guilford, Connecticut. Puedes leer esas respuestas aquí.

— Dra. Leslie Torres-Rodriguez, Superintendente, Las Escuelas públicas de Hartford


Nuestros estudiantes estan mirando y merecen algo mejor, Op-Ed por el Dra. Leslie Torres-Rodriguez, Hartford Courant, domingo 13 de octubre de 2019

Como Superintendenta de las Escuelas Públicas de Hartford, y como madre de dos jóvenes y estudiantes de color, estaba desanimada— pero decidida a actuar — cuando escuché las noticias que otro estudiante de Connecticut había aparecido con la cara pintada de negro. Esta vez fue un estudiante de Guilford High School quien se presentó a un partido de fútbol americano contra nuestro equipo de Hartford Public High School.

Un estudiante no representa a toda una escuela o comunidad. Lo sabemos. Pero la realidad es que este no es el primer incidente en Connecticut dirigido a estudiantes en los últimos años. Afortunadamente, un adulto responsable que actuaba como oficial de recursos impidió que este estudiante les hiciera daño a nuestros estudiantes.

Siglos después de que los primeros esclavos africanos fueron capturados, atados, torturados y asesinados para ayudar a construir América y luego nuestra nueva nación, los legados racistas de la deshumanización todavía se manifiestan de manera abierta y sutil en nuestras vidas cotidianas. No es suficiente estar enojado o herido, aunque sentí ambas emociones. En su lugar, debemos destacar a nuestros estudiantes y compañeros adultos cuando ejemplifiquen un cambio positivo.

Tomo prestadas las palabras de Langston Hughes: “Yo también soy Estados Unidos”. Nuestros hijos son tus hijos y viceversa. Tenemos la responsabilidad de defender a todos nuestros estudiantes, tal como lo hizo ese oficial de recursos en ese partido de fútbol americano. Los adultos (maestros, administradores, personal, familias, comunidad, socios religiosos y de educación superior, funcionarios electos, miembros de la

comunidad empresarial) tienen la oportunidad de liderar y debemos aprovecharla al máximo.

Como superintendente de las escuelas públicas en Hartford, puedo dar fe de que la junta y yo valoramos la equidad, la diversidad y la inclusión. Estamos en el negocio de educar y aprovechar la brillantez inherente que cada uno de nuestros hermosos y capaces estudiantes nos brinda. Para mantener la integridad de esos valores, debemos revisar nuestros prejuicios, conscientes e inconscientes, reconociendo primero que los tenemos. Debemos aprender sobre nosotros mismos y los demás. Luego, debemos comprometernos a actuar.

En las Escuelas Públicas de Hartford, eso significa tratar a todos los estudiantes con dignidad en un entorno físico, emocional e intelectual sano y seguro; que todos los estudiantes sean respaldados por una enseñanza y un aprendizaje que responden a las necesidades culturales, y relaciones positivas y de apoyo; y que todos los estudiantes tendrán voz y voto, y estarán preparados para la vida universitaria, profesional y ciudadana. Es así de simple.

Pero lo simple en la teoría puede ser complicado en la práctica.

La inclusión requiere de un trabajo continuo. Cuando solo nos juntamos con los nuestros, con personas que se parecen a nosotros, perdemos la oportunidad de aprender sobre los demás. Cuando nos quedamos en nuestras zonas confortables, excluimos opiniones, culturas y tradiciones que también forman parte de la estructura de Estados Unidos. Pero podemos optar por acercarnos a nuestras comunidades más grandes para aprender y compartir formas de crear vínculos más fuertes y conexiones más profundas.

Este es el Hartford, Gran Hartford y Connecticut que merecemos.

Creemos inequívocamente que nuestra comunidad educativa es mejor gracias a cada uno de sus miembros. Buscamos comprender tanto nuestros puntos en común como las ideas, los orígenes, los intereses y los puntos de vista que nos hacen únicos, y crear un ambiente donde cada individuo (niño y adulto) sea respetado, comprendido y valorado.

Todo comienza con cada uno de nosotros. Todos vinimos aquí en diferentes momentos con una tolerancia diferente a creencias y comportamientos racistas o prejuiciosos. Pero es hora de asumir la responsabilidad individual y colectiva. ¿Qué sabemos sobre nuestra historia? ¿Qué podemos aprender sobre la historia de los demás? ¿Cómo podemos usar nuestro privilegio para el bien?

Como creadores de políticas y constructores de cultura en nuestras ciudades, nuestros pueblos y nuestros hogares, también debemos enfrentarnos a los legados del racismo en nuestras escuelas, casas y en cualquier otra parte de la sociedad. Podemos crear una región que nos valore a todos cuando elegimos hablar y comunicarnos.

Me esfuerzo por modelar las prácticas que espero ver en nuestras escuelas y nuestra ciudad al hablar en contra de los comportamientos marginales y las políticas racistas. Para aquellos que todavía eligen participar en acciones hirientes o permanecer en silencio cuando son testigos de las acciones inapropiadas de otros: eso no está bien. Todos vivimos aquí y nuestros hijos están viendo cómo elegimos vivir.

Leslie Torres-Rodríguez es la superintendente de las escuelas públicas en Hartford. Se graduó de las Escuelas Públicas de Hartford, obtuvo su licenciatura en desarrollo humano y una maestría en Trabajo Social de la Universidad de Connecticut, y recibió un Doctorado en Liderazgo Educativo de la Universidad Estatal de Connecticut Central.


Declaración de la JUNTA DE EDUCACIÓN de Las Escuelas públicas de Hartford

Todos los días, como Junta de Educación de las Escuelas Públicas de Hartford, nos dedicamos a nuestros roles de liderazgo. Somos padres, clérigos, trabajadores sociales, sus vecinos y colegas. Como socios educativos suyos, estamos listos para avanzar juntos hacia una diversidad, equidad e inclusió conjunta en Hartford para que todos nuestros estudiantes se sientan seguros y bienvenidos.

Aunque los medios de comunicación cubren historias recientes de comportamiento abiertamente racista esta a hay que borrarla a los estudiantes de color, sabemos que hay más fuera de nuestra institucióno a puerta cerrada, que no aparecen en los titulares. Sabemos que algunos de estos comportamientos comienzan en forma de prejuicios conscientes e inconscientes; todos los tenemos. La diferencia está en cómo los usamos. Esta ocasión, este momento, puede ser nuestra oportunidad como adultos para modelar cómo queremos que nuestros estudiantes sean tratados dentro y fuera de nuestras escuelas y más allá.

Simplemente no podemos esperar que los legados racistas del pasado permanezcan en la política o resuciten en las acciones de niños y adultos. Debemos defender a nuestros hijos, nosotros mismos. Esto toma la forma de equidad en los presupuestos donde el dinero se dirige a las escuelas con más necesidades. Toma la forma de aprender sobre nuestra historia y la de los demás. Y toma la forma de ser lo suficientemente valiente como para desaprender opiniones o desmantelar políticas racistas que perjudican a otros.

Sabemos que se necesita un pueblo para criar a un niño. Invitamos a todas las familias, iglesias, organizaciones comunitarias, funcionarios electos, escuelas de educación superior y empresas a unirse a nuestra comunidad de las Escuelas Públicas de Hartford. Podemos valorar cada diferencia y comunidad. Podemos llegar al entendimiento y a escuchar más que a hablar. Y, cuando cometemos un error, podemos aprender de él. Estamos en esta jornada como una comunidad, juntos.

Aunque no podemos controlar o determinar cómo se trata a nuestros estudiantes fuera de nuestras escuelas, podemos continuar creando una experiencia educativa en la que todos y cada uno de los estudiantes de las Escuelas Públicas de Hartford sean tratados con dignidad en un ambiente físico, emocional e intelectualmente saludable y seguro, donde cada estudiante sea apoyado por una enseñanza y  culturalmente receptivos, de relaciones positivas y de apoyo, borra la y donde cada estudiante tendrá voz y tendrá la oportunidad de prepararse para ir a la universidad, trabajo profesional, y la vida cívica. Este es el camino que ha elegido Hartford; únete a nosotros.

Julio Flores, Presidente de la Junta de Educación

Julio Flores, Presidente de la Junta de Educación

Juan M. Hernandez, Vicepresidente

Kimberly D. Oliver, 2º vicepresidenta

Ayesha R. Clarke, Secretaria

Shontá Browdy

Leslie Paguada

Craig T. Stallings

Karen T. Taylor

Cristina Santiago, Enlace con la Junta de Educación

En inglés