SOCIOS EN NUESTRAS ESCUELAS: Escuela siembra lecciones de sustentabilidad con la ayuda de una beca Green Power de Pratt & Whitney

SOCIOS EN NUESTRAS ESCUELAS: Escuela siembra lecciones de sustentabilidad con la ayuda de una beca Green Power de Pratt & Whitney

Published on May 19, 2016

 

Ni tan siquiera un clima gris pudo enfriar los ánimos de los voluntarios que vitoreaban mientras un gran camión lleno de tierra era vaciado en la propiedad de la Escuela Annie Fisher STEM Magnet en Hartford el pasado 7 de mayo.  “Esa es nuestra tierra”, exclamó uno de los voluntarios mientras sonreía.

 

El grupo se había reunido para armar y preparar jardines curriculares, financiados por una Beca Green Power de Pratt & Whitney.  Jennifer Quinn, gerente de centros modulares y cumplimiento de operaciones de comercio internacional de P&W, solicitó la beca en nombre de los más de 350 estudiantes de la escuela, uno de los cuales es su hijo, Evan, quien cursa el primer grado.

 

“Formar parte de algo que es más grande que uno mismo, y ver cómo las semillas se transforman en plantas y comida, es impresionante”, explicó.  “Estos jardines representan modos alternativos de aprender, harán que los niños quieran estar afuera y fomentarán una conexión real con el medio ambiente; todas estas cosas son positivas.”

 

Quinn y su esposo, quien también trabaja en P&W, notaron desde temprana edad que su hijo aprendía mejor mediante experiencias prácticas.  Aunque viven en Wethersfield, decidieron matricularlo en la Escuela Annie Fisher STEM School porque esta ofrecía la intimidad de una escuela pequeña, diversidad cultural y socioeconómica y los tipos de proyectos que interesarían a Evan. “Estamos realmente impresionados”, afirmó Quinn.

 

Para ella, los jardines curriculares expanden aun más el compromiso de P&W con el desarrollo del talento de los jóvenes.  “Al fomentar que los niños se involucren en su comunidad y que realmente conecten con el medioambiente, estamos dándoles destrezas que podrán usar por el resto de sus vidas”, explicó Quinn. “Es importante saber de dónde viene la comida…que no aparece por arte de magia en el supermercado.”

 

Más adelante este año, los jardines serán dedicados a la antigua principal de la escuela, Victoria Morse, quien falleció repentinamente en 2014.  “La Sra. Morse tenía un don especial para identificar lo que los niños necesitaban”, dijo Quinn.  “Mi hijo no había cumplido cinco años cuando asistió a la orientación de Kindergarten.  El primer día fue emocionante, pero el segundo fue más difícil y para el tercer día, le estaba costando adaptarse.  La Sra. Morse se dio cuenta, lo levantó al hombro y lo abrazó, lo que nos hizo sentir mejor a los dos.  Estos jardines serán un recordatorio constante del amor que la Sra. Morse sentía por los niños y por estar al aire libre.”

 

La Organización de Padres y Maestros (PTO, por sus siglas en inglés) de la escuela está solicitando donativos de flores, vegetales y hierbas, así como herramientas y guantes para niños.  “Este es sólo el principio”, explicó Lisa-Marie Fontano, madre y miembro de la PTO.  “Con la ayuda de la comunidad, hemos comenzado este proyecto, el cual crecerá y tendrá un gran impacto en nuestros niños.”

 

Para Stacy Wirzulis, otra madre de un estudiante de la escuela y miembro también de la PTO, la belleza del proyecto de jardines radica en que los maestros los pueden utilizar como parte de sus clases.  “Los jardines ofrecen oportunidades únicas de aprendizaje”, dijo.  “Se pueden usar como parte de lecciones de matemáticas y ciencias o de inglés y arte; las posibilidades son ilimitadas.”  Se espera que la siembra de las plantas ocurra como parte del currículo de la escuela de verano.

 

Escrito por Karen Cohen para Pratt & Whitney.

 

Lo invitamos a que explore la sección En nuestras escuelas de nuestro boletín, donde encontrará más historias sobre las colaboraciones de nuestros socios a nuestras escuelas.

Leave a Reply